Existen multiples definiciones para el término arquitectura dependiendo del contexto en el que se trate y de la vertiente del desarrollo de la que se provenga, por lo que es muy complicado llegar a un consenso y a una definición única que sea válida para todos los casos. Así pues, ciñéndonos al desarrollo de software en frontend, bajo un punto de vista personal la definición es la siguiente:

Los desarrolladores llamamos arquitectura al conjunto de patrones de desarrollo que permiten definir unas pautas a seguir en nuestro software en cuanto a límites y restricciones. Es la guía que debemos seguir con la finalidad de ordenar nuestro código y hacer que las distintas partes de la aplicación se comuniquen entre sí.

Existe una gran cantidad de opciones a la hora de decantarnos por una arquitectura u otra. Cada una de ellas tendrá sus propias ventajas e inconvenientes. Incluso una vez escojamos cuál es la mejor que se adapta a nuestro caso, no tiene por qué implementarse de igual forma en los distintos proyectos.

Sin embargo, aunque el abanico de patrones es casi infinito, la gran mayoría mantienen atributos de calidad comunes, tales como: escalabilidad, responsabilidad única, desacoplamiento, mantenibilidad, etc.; por lo que, de manera general, es de vital importancia entender los conceptos y por qué se ha adoptado dicha solución, más que la teoría en sí.

Uno de los patrones de diseño de arquitectura de software más utilizados es el de la Arquitectura Hexagonal (Hexagonal Architecture), también conocida como arquitectura de Puertos y Adaptadores (Ports and Adapters), dada a conocer por Alistair Cockburn.

La finalidad principal de este patrón es dividir nuestra aplicación en distintas capas, permitiendo su evolución de manera aislada y responsabilizando a cada entidad de una funcionalidad única.

¿Por qué se le llama hexagonal?

La idea de representar esta arquitectura con un hexágono es debido a la facilidad que presenta el asociar el concepto teórico con el concepto visual, puesto que dentro de dicho hexágono es donde se encuentra nuestro código base, llamado dominio, y cada uno de sus laterales es una interacción hacia un servicio externo, por ejemplo: servicios http de terceros, bases de datos, servicio de mensajería o renderización.

hexagon

La comunicación del dominio con el resto de actores se realiza en una capa denominada infraestructura, donde se encuentra la implementación específica para cada una de estas tecnologías.

hexagon - infrastructure

Una de las preguntas más frecuentes entre los profesionales que ven por primera vez esta arquitectura, es: "¿a qué se debe la figura hexagonal?" El uso del hexágono no es más que una mera representación teórica. El número de servicios con los que podemos integrarnos es infinito y pueden ser tantos como necesitemos. En el lado opuesto tenemos el caso más simple donde sólo hay dos interacciones con el dominio de la aplicación y, obviamente, esta situación no puede representarse con una figura poligonal.

Mismo concepto distintos nombres

Como hemos comentado previamente, este patrón recibe también el nombre de puertos y adaptadores (Ports and Adapters). Este nombre viene de una separación dentro de la capa de infraestructura, donde tendremos dos subcapas:

  • Puerto: Es la interfaz que deberán implementar las distintas variantes de nuestro código para abstraerse de la tecnología. En ella se ha de definir la firma de los métodos que existirán.
  • Adaptador: Es la implementación de la interfaz, en ella se generará el código específico para consumir una tecnología en concreto. Esta nunca se usará de forma directa en la aplicación, más allá de la declaración, ya que su uso se realizará a través del tipo del puerto.

Así pues, nuestro dominio realizará llamadas a la subcapa que se corresponde con el puerto, quedando desacoplado de la tecnología, mientras que éste, a su vez, consumirá el adaptador.

De esta manera, en caso de realizar un cambio tecnológico, sólo se verá afectada la capa externa (adaptador).

Dado que el concepto de puertos y adaptadores está muy ligado a la programación orientada a objetos y por lo tanto al uso de interfaces, es probable que la implementación de este patrón en lenguajes de programación funcional difiera ligeramente del concepto inicial.

De hecho han surgido múltiples patrones que "iteran" sobre éste, como la Arquitectura Cebolla (Onion Architecture) o la Arquitectura Limpia (Clean Architecture). Sin embargo, la premisa es la misma para todas ellas: dividir nuestra aplicación en capas, separando el dominio de la infraestructura.

¿Cómo afecta en la mantenibilidad?

El hecho de tener nuestro código dividido en capas, donde cada una de ellas tienen una responsabilidad única, ayuda a que evolucione de forma distinta, sin repercusión en las demás.

Por otra parte, con esta segmentación también conseguimos una mayor cohesión, donde cada capa tendrá una responsabilidad bien definida y única dentro del contexto de nuestro software.

Finalmente, debemos tener en cuenta que no todas las personas que se incorporan por primera vez a un equipo conocen estos términos o están familiarizadas con dichos conceptos, por lo que es responsabilidad de los equipos ser lo suficientemente genéricos y definir una estructura lo suficientemente robusta para que la carencia de dichos conocimientos no suponga una carga adicional al desarrollo.

¿Cómo afecta en el frontend?

En la actualidad hay una serie de carencias respecto al uso de metodologías a la hora de crear aplicaciones. La facilidad y la velocidad proporcionadas por las actuales herramientas han hecho que dejemos a un lado el trabajo de análisis e implementación de arquitecturas conocidas y sobradamente contrastadas.

No obstante, aunque estas arquitecturas puedan parecer más propias de otros tiempos donde los lenguajes de programación no evolucionaban a un ritmo tan vertiginoso como hoy en día, dichas arquitecturas han sido planteadas, y en algunos casos adaptadas, para que sigan proporcionando la escalabilidad necesaria para las aplicaciones actuales.

Marco histórico

Hace aproximadamente dos décadas las aplicaciones de escritorio eran la herramienta principal en cuanto a software. En ellas, el grueso del código de la aplicación se encontraba instalado en librerías, dentro de la propia máquina, y el nivel de acoplamiento era elevado entre la vista y comportamiento de la misma.

Con la finalidad de continuar escalando las aplicaciones y llegar a un software con mayor mantenibilidad y unas base de datos centralizadas (no en un entorno local), muchas de estas operaciones se llevaron al servidor. Esto ocasionó que las aplicaciones de escritorio quedasen relegadas a meras interacciones de usuario que no requerían de acceso, persistencia o datos remotos. De necesitarlo, las aplicaciones tendrían la responsabilidad de hacer estas llamadas a través de la red a los servicios desplegados en servidores externos. Es aquí donde empezamos a ver la primera distinción entre frontend y backend.

En los siguientes años surgió el boom de la web. Muchas de las aplicaciones de escritorio saltaron al marco del navegador, donde las limitaciones tecnológicas eran notorias y la publicación del html bien era estática o tenía que generarse de forma dinámica en el servidor. Sin embargo, con el paso del tiempo JavaScript comenzó a dotar de mayores posibilidades a los navegadores.

Actualidad

La parte visual siempre se había limitado a la representación de datos y nunca había necesitado mayor funcionalidad hasta hoy. Con las necesidades actuales, las aplicaciones frontend tienen mayores requisitos que los existentes hace años, por ejemplo: gestionan el estado de la aplicación, seguridad, asincronía, animaciones basadas en interacciones, integraciones con servicios de terceros, etc.

Es por este crecimiento que nos vemos en la necesidad de comenzar a aplicar patrones en estas aplicaciones, que se han desvinculado en su totalidad del contexto inicial.

Consecuencia

Como bien hemos dicho, la finalidad del frontend es en su mayoría visualizar datos. A pesar de esta percepción, no es el dominio de nuestra aplicación, sino que pertenece a las capas exteriores de la arquitectura implementada.

Los casos de uso de la aplicación si pertenecen al dominio y no son relativos a cómo se deben visualizar. Por ejemplo: "Dentro de una cesta de la compra que no podemos añadir más de 5 productos de un mismo tipo."

La petición de datos al backend pertenece a la capa de infraestructura, ya que es algo que escapa de la responsabilidad de nuestra aplicación, aunque seamos nosotros quienes gestionemos el backend (esta es otra aplicación y por lo tanto las necesidades de arquitectura serán independientes). Por ejemplo el esquema de datos en el backend puede cambiar en cualquier momento y no queremos propagar esos cambios por toda nuestra aplicación frontend.

Por otro lado, la gestión de los datos de la sesión (local, session, cookies) es otro ejemplo de código que pertenece a la capa de infraestructura, porque si bien tenemos que lidiar con ella, no pertenece al dominio de nuestra aplicación.

Y con las librerías de frontend ¿qué sucede?

En la actualidad existe una cantidad ingente de librerías para renderización: Angular, React, Vue, Stencil, Polymer, Svelte, Ember, etc.; pero debemos comprender cuál es su finalidad, y que por tanto, NO DEBEN entrar en el dominio de nuestra aplicación sino que deben ser relegadas a la infraestructura.

Todas estas herramientas tienden a evolucionar rápidamente en el tiempo y por lo tanto debemos hacer que nuestra aplicación sea lo más resiliente posible. ¿Cómo podemos hacer esto? Una de las estrategias más usuales pero a la vez menos conocidas es la de envolver dichas librerías en funcionalidades creadas expresamente para tal fin. A esta estrategia se la conoce comúnmente como wrapping y su objetivo principal es aislar a nuestro código de los efectos secundarios que las librerías de terceros podrían tener.

El wrapping es una buena práctica pero cuando la utilicemos deberá ser consumida a través de un adaptador, como ya hemos dicho previamente, con la finalidad de reducir el acoplamiento. No obstante — y esto es una opinión personal — el hecho de envolver estas herramientas mencionadas en una implementación nos hará incurrir en una sobre-ingeniería que nos acarreará un mayor mantenimiento y una penalización de tiempo que, en la mayoría de los casos, el equipo no podrá afrontar, por lo que debemos valorar cuándo aplicar esta técnica de forma eficiente.

Como argumento al por qué no envolver este tipo de librerías, podemos afirmar que la comunicación entre la vista (infraestructura) y el dominio es unidireccional, es decir, son un punto de entrada a nuestra aplicación para el usuario, pero nunca serán consumidos por el dominio.

Una vez comprendido esto, tenemos que asumir que las herramientas que se acoplan de forma extrema a estas librerías de frontend, por ejemplo Redux, deben ser gestionadas de forma conjunta a nivel de infraestructura.

Ejemplo

A continuación veremos un caso de uso donde intentaremos plasmar todos estos conceptos sobre una cesta de la compra. Primero desglosaremos las entidades que entran en juego, las cuales tendremos que recuperar de un servicio de terceros vía http:

  • Producto
  • Cesta

Por otro lado estas entidades deberán mostrarse al usuario, de manera que pueda interactuar con ellas, por ejemplo: ver los productos y añadirlos a la cesta.

Finalmente añadiremos reglas de negocio, como por ejemplo, evitar añadir dos veces el mismo elemento a la cesta.

Directorios

En el siguiente repositorio podemos encontrar un ejemplo de cómo organizar los directorios, tanto para una aplicación React, como para una hecha en Vue:

folders

En ambos casos hemos creado dos directorios: infrastructure y domain y hemos movido los componentes visuales dentro del primero.

Dominio

A continuación definiremos los modelos de dominio Product y Basket que utilizará nuestra aplicación. Este paso es exactamente el mismo para las dos aplicaciones:

// /src/domain/models/Product.ts
export type ProductId = string

export type Product = {
  id: ProductId
  title: string
  price: number
}
// /src/domain/models/Basket.ts
import { Product } from './Product'

export type BasketId = string

export type Basket = {
  id: BasketId
  items: Product[]
}

Ahora definiremos una funcionalidad que permita añadir un Product a un Basket, teniendo en cuenta que el mismo producto no puede estar repetido en la cesta.

Dependiendo del patrón de diseño por el que nos decantemos, la implementación de esta funcionalidad será distinta. Para este caso optaremos por el más sencillo, un modulo, service que maneja los datos:

// /src/domain/services/Basket.service.ts
import * as uuid from 'uuid'
import { Product } from '../models/Product'
import { Basket } from '../models/Basket'

const hasProduct = (basket: Basket, product: Product) => 
  basket.items.find((item) => item.id === product.id)

const createBasket = (product: Product) => ({
  id: uuid.v4(),
  items: [product]
})

const increaseBasket = (basket: Basket, product: Product) : Basket => ({
  ...basket,
  items: [...basket.items, product]
})

const addProductToBasket = (product: Product, basket?: Basket|null): Basket =>
  basket
    ? hasProduct(basket, product)
        ? basket
        : increaseBasket(basket, product)
    : createBasket(product)

export const basketService = {
  addProductToBasket
}

Acceso a datos

Por otro lado, necesitaremos recuperar el listado de productos. Como bien hemos indicado, realizaremos una petición http. Sin embargo ¿qué ocurriría si en lugar de esta petición, necesitásemos hacerla vía GraphQL? Tendríamos que cambiar gran parte de nuestro código. Incluso vayamos a una decisión más trivial, ¿realizaremos dichas peticiones usando xhr, fetch o axios?

El llevar esta decisión a nuestra capa de infraestructura será la opción más acertada. A su vez este objeto será consumido por una entidad repository.

Hemos añadido un servicio api-example al proyecto de forma que tengamos un backend de pruebas.

En primer lugar definiremos la estructura del dato devuelto por la API. Este tipo de datos se les denomina Data Transfer Object (DTO):

// /src/infrastructure/http/dto/ProductDTO.ts
export interface ProductDTO {
  product_id: string,
  title: string,
  description: string,
  price: string
}

Ahora crearemos una envoltura a la librería fetch del navegador para los métodos http:

// /src/infrastructure/http/http.ts
const headers = {
  'Content-Type': 'application/json'
}

const get = async <T>(url: string) => {
  const response = await fetch(url, {
    method: 'GET',
    headers
  })
  return await response.json() as T
}

const post = async <T>(url: string, body: any) => {
  const response = await fetch(url, {
    method: 'POST',
    headers,
    body
  })
  return await response.json() as T
}

const put = async <T>(url: string, body: any) => {
  const response = await fetch(url, {
    method: 'PUT',
    headers,
    body
  })
  return await response.json() as T
}

const _delete = async <T>(url: string) => {
  const response = await fetch(url, {
    method: 'DELETE',
    headers
  })
  return await response.json() as T
}

export const http = {
  get,
  post,
  put,
  delete: _delete
}

Por último crearemos nuestro repository en el directorio infrastructure. La finalidad de esta capa es hacer la petición y transformar el dato devuelto por el servidor a un modelo de dominio definido en nuestra aplicación:

// /src/infrastructure/repositories/product.repository.ts

import { http } from '../../infrastructure/http/http'
import { ProductDTO } from '../../infrastructure/dto/ProductDTO'
import { Product } from '../models/Product'

export const productRepository = {
  getProducts: async () => {
    const products = await http.get<ProductDTO[]>('http://localhost:3001/products')
    // we can extract this transform to a function inside this file to be reused by different methods
    return products.map((productDto): Product => ({
      id: productDto.product_id,
      title: productDto.title,
      price: Number(productDto.price)
    }))
  }
}

GitHub - Acceso a datos

Vista

Ahora bien, la vista y la capa de acceso a datos se encuentran en infraestructura. Sin embargo, no deben comunicarse directamente; deberán comunicarse haciendo uso de la capa de dominio. Por ello, crearemos un nuevo servicio que se encargue de consumir nuestro repository y dar disponibilidad de estos datos al resto de la aplicación:

// src/domain/services/Product.service.ts

import { productRepository } from '../../infrastructure/repositories/product.repository'

export const productService = {
  getProducts: () => {
    return productRepository.getProducts()
  }
}

Una buena práctica en este punto podría ser: en lugar de exportar un objeto, definir una función a través de la cual podamos pasar variables como parámetros y devolver como resultado de la llamada al método el objeto anteriormente definido. Sin embargo, no queremos elevar la complejidad de la aplicación en este punto.

Ahora que hemos definido como recuperar los datos y la funcionalidad necesaria para añadir elementos a nuestra cesta, vamos a visualizar el listado de productos en la aplicación. Bien trabajes en React o en Vue, debes percatarte que el código hasta ahora ha sido el mismo para ambas plataformas, por lo que la llamada al método desde nuestro componente será la misma (salvando las distancias por la especificidad del ciclo de vida de cada una):

// React
// src/infrastructure/components/ProductList.tsx
import * as React from 'react'
import { Product } from '../../domain/models/Product'
import { productService } from '../../domain/services/Product.service'

export const ProductList: React.FC = () => {
  const [products, setProducts] = React.useState<Product[]>([])

  React.useEffect(() => {
    productService.getProducts().then(setProducts)
  }, [])

  return (
    <ul>
      {products.map((product) => <li key={product.id}>{product.title}</li>)}
    </ul>
  )
}
<!-- 
 Vue 
 src/infrastructure/components/ProductList.vue
-->
<template>
  <ul>
    <li v-for="product in products " :key="product.id"> {{ product.title }}</li>
  </ul>
</template>

<script lang="ts">
import { defineComponent } from 'vue'
import { productService } from '@/domain/services/Product.service'
import { Product } from '@/domain/models/Product'

type DataProps = {
  products: Product[];
}

export default defineComponent({
  name: 'ProductList',
  data (): DataProps {
    return {
      products: []
    }
  },
  mounted () {
    productService.getProducts().then(response => (this.products = response))
  }
})
</script>

La gestión del estado de los elementos en la cesta es un punto interesante. Aun así, es algo relativo al cómo se visualizan los datos en la interfaz, por lo que nos centraremos en el caso más simple que es gestionarlo a nivel del componente raíz y que este se actualice mediante eventos.

Definimos el estado inicial en el padre y una función que actualice el estado de la cesta:

// React
// /src/App.tsx
import React from 'react'
import { ProductList } from './ProductList'
import { Basket } from '../../domain/models/Basket'
import { Product } from '../../domain/models/Product'
import { basketService } from '../../domain/services/Basket.service'

type AppProps = {
  msg: string
}

const App: React.FC<AppProps> = ({ msg }) => {
  const [basket, setBasket] = React.useState<Basket|null>(null)

  const handleAddToCart = (product: Product) => {
    setBasket(basketService.addProductToBasket(product, basket))
  }

  return (
    <div className="App">
      <h1>{msg}</h1>
      <ProductList onSelectProduct={handleAddToCart}/>
      { basket && <p>Items on basket: {basket.items.length}</p>}
    </div>
  )
}

export default App
<!--
Vue
/src/App.vue
-->
<template>
  <Main msg="Welcome to Your Vue.js + TypeScript App"/>
  <ProductList :on-select-product="handleAddToCart"/>
  <p v-if="basket">Items on basket: {{basket.items.length}}</p>
</template>

<script lang="ts">
import { defineComponent } from 'vue'
import Main from './infrastructure/components/Main.vue'
import ProductList from '@/infrastructure/components/ProductList.vue'
import { Product } from '@/domain/models/Product'
import { basketService } from '@/domain/services/Basket.service'
import { Basket } from '@/domain/models/Basket'

type DataProps = {
  basket: Basket|null;
}

export default defineComponent({
  name: 'App',
  components: {
    Main,
    ProductList
  },
  methods: {
    handleAddToCart (product: Product) {
      this.basket = basketService.addProductToBasket(product, this.basket)
    }
  },
  data (): DataProps {
    return {
      basket: null
    }
  },
  mounted () {
    this.basket = null
  }
})
</script>

Emitimos el evento a los hijos de forma que llamen a la función manejadora con el producto seleccionado:

// React
// /src/infrastructure/components/ProductList.tsx
import * as React from 'react'
import { Product } from '../../domain/models/Product'
import { productService } from '../../domain/services/Product.service'

type ProductListProps = {
  onSelectProduct: (product: Product) => void
}

export const ProductList: React.FC<ProductListProps> = ({ onSelectProduct }) => {
  const [products, setProducts] = React.useState<Product[]>([])

  React.useEffect(() => {
    productService.getProducts().then(setProducts)
  }, [])

  return (
    <ul>
      {products.map((product) => <li key={product.id}>
        <button onClick={() => { onSelectProduct(product) }}>{product.title}</button>
      </li>)}
    </ul>
  )
}
<!--
Vue
/src/infrastructure/components/ProductList.vue
-->
<template>
  <ul>
    <li v-for="product in products " :key="product.id">
      <button @click="() => { onSelectProduct(product) }">{{ product.title }}</button>
    </li>
  </ul>
</template>

<script lang="ts">
import { defineComponent } from 'vue'
import { productService } from '@/domain/services/Product.service'
import { Product } from '@/domain/models/Product'

type DataProps = {
  products: Product[];
}

export default defineComponent({
  name: 'ProductList',
  props: {
    onSelectProduct: { type: Function }
  },
  data (): DataProps {
    return {
      products: []
    }
  },
  mounted () {
    productService.getProducts().then(response => (this.products = response))
  }
})
</script>

GitHub - Vista GitHub - Events

Librerías de terceros

Si prestamos atención al código anterior, vemos que todo nuestro código está desacoplado de la tecnología que usamos. Nuestra capa de dominio es capaz ser usada tanto por Vue como por React, teniendo una implementación http que nos podría llegar a abstraer de si estamos aplicando SSR o funcionamos sobre una SPA.

Sin embargo ¿qué ocurriría si tuviésemos que utilizar una librería de terceros? Lo cierto es que si prestamos atención al basket.service.ts, tenemos una dependencia con la librería uuid (la cual hemos dejado aposta). Esta librería se encarga de generar ids de forma aleatoria para el carrito en frontend, pero a su vez nos limita a la hora de ejecutarse en backend, o en su defecto, nos puede obligar a modificar nuestra capa de dominio por una actualización de la misma.

Por ello, la solución a aplicar debería ser la seguida con la integración que hemos hecho para http.

// /src/infrastructure/uid/uid
import * as uuid from 'uuid'

export const generateUid = (): string => uuid.v4()
// /src/domain/service/Basket.service.ts
const createBasket = (product: Product) => ({
  id: generateUid(),
  items: [product]
})

Este simple cambio nos permitirá que a futuro podamos cambiar a una v5 sin necesidad de actualizar el código del dominio en múltiples puntos, pues es dentro de la función generateUid el único punto donde tendremos que aplicar el cambio.

Conclusión

Como hemos tratado varias veces a lo largo de esta publicación, el aplicar la arquitectura adecuada en frontend nos permitirá mejorar la mantenibilidad del código. Si se poseen los conocimientos adecuados, el uso tecnológico será menos crítico y por tanto, podemos añadir un mayor valor al dominio.

Pensemos en la velocidad a la que evoluciona el software. En los últimos 20 años la forma de programar ha cambiado enormemente, los desarrolladores hemos tenido que aprender nuevas tecnologías y adaptarnos, pero el negocio se ha mantenido constante.

Por último, aclaremos que este patrón se puede combinar con otros conceptos, como pueden ser DDD, Functional Programing, OOP, etc. No obstante, la intención de este ejemplo es transmitir unas nociones básicas y ser capaz de llegar a cualquier persona interesada, de la manera más sencilla posible.

Espero que estos conceptos te sean de ayuda en tu día a día, que desde un punto crítico te ayuden a evaluar tus proyectos de software y optar por éste u otros patrones de desarrollo que mejoren la calidad de tu trabajo; y que mitiguen los problemas diarios en lo que a software y decisiones de negocio se refiere.

Ante cualquier pregunta, no dudes ponerte en contacto conmigo a través de mi web o la de software crafters para más documentación de esta índole. Puedes encontrarme en redes sociales:

Descrubre nuestro e-book

Si quieres continuar mejorando como desarrollador Javascript te recomendamos nuestro e-book de Clean Code, SOLID y Testing aplicado a JavaScript .

Profundizamos en temas como la deuda técnica y cuales son los tipos, Clean Code desde el punto de vista de mejorar la legibilidad, SOLID para obtener un código más intuitivo y tolerante a cambios, y Unit testing para obtener proyectos de mayor calidad y seguridad... Además, puedes empezar a leer los primeros capítulos gratis.

e-book de Clean Code, SOLID y Testing aplicado a JavaScript